sábado, 9 de junio de 2012

WOUNDED


2 comentarios:

kerstification dijo...

Amazing!

anicai@hotmail.com dijo...

Mis padres tenían un cuadro en el que salían esta composición. Lo odié toda la infancia. Porque unos perros atacaban a un ciervo y estaba encima de mi sofá. No entendía por que mis padres lo habían comprado. No era una pintura era una lámina y amarilleaba con el paso de los años. Fue transformándose en algo en tonos verdes. Hace pocos años pinté y regalé a mis padres una pintura inspirada en las pinturas de la sala de los misterios, en rojo Pompeya para que desterraran de una vez a la cacería. Pero ellos no tiran nada. En la actualidad la cacería se haya oculta tras el sofá donde me espera...